Detrás de los Papeles de Panamá: la mayor estafa de la historia

ponzi pyramid scheme fiat federal reserve 640x430¿Quién no recuerda el escándalo de los “Papeles de Panamá”?

Autor: Piero Cammerinesi

AVISO A LOS LECTORES – Este artículo facilita información, que según el autor jamás ha sido difundida en la prensa italiana (ni tampoco en la prensa “alternativa” y aún menos en la prensa general) a raíz de una exhaustiva investigación y se basa en dos fuentes informativas. La primera de ellas corresponde a páginas Web en lengua inglesa que citamos más adelante en el artículo; la segunda a contactos personales del autor de los que da fe de los conocimientos expertos y seriedad de éstos además de la información de primera mano de la situación en el terreno de que disponen. Puede que algunos elementos de información resulten inverosímiles cuando no descabellados. Pero nos gustaría asegurar a los lectores que tuvimos la misma sensación hasta que llevamos a cabo una investigación profunda que narramos a continuación. Por esta razón alentamos a los lectores a que profundicen en el asunto y fuentes mencionadas, antes de considerar que no son sino una sarta de mentiras.  

 En el fondo, para ocultar una cosa, lo mejor es ponerla a la vista de todos.

* * *

2.jpg

Empezamos hablando de los Papeles de Panamá

Pero antes, conviene que nos entendamos: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de los Papeles de Panamá? ¿A esa noticia difundida en medios de comunicación internacionales donde aparece en primer plano el Presidente Putin junto con varios jefes de Estado y de gobierno? Por cierto, no hubo referencia alguna a una posible relación entre fondos ocultos en Panamá y el Presidente sino únicamente a personas “en el entorno” del Presidente. ¿O es otra cosa?

¿Acaso hablamos de esas miles y miles de sociedades y cuentas bancarias secretas abiertas en el paraíso fiscal panameño? El caso es que no ha encontrado rastro de ninguna personalidad estadounidense. ¿Casualidad?

¿Igual es aquella noticia bomba que hizo arder un corto tiempo los medios de comunicación generales antes de desaparecer por completo?

¿O no será, como se ha dicho, una operación de los servicios americanos y británicos enzarzados en una lucha por la supremacía entre las potencias mundiales? Es interesante notar que la noticia fue difundida por el Consorcio International de Periodistas de Investigación (ICIJ); una entidad opaca dependiente del Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP),  que se financia a su vez a través del USAID, un organismo controlado por el gobierno estadounidense. ¿Otra casualidad?

Hemos investigado más a fondo estos Papeles de Panamá y esto es lo que hemos descubierto.

Pero antes, vayamos por orden.

La filtración de datos (ndt: en inglés, leak) sobre los Papeles de Panamá consta de cerca de 11,5 millones de documentos. Se trata principalmente de correos electrónicos, ficheros PDF, imágenes fotográficas y de una parte de una base de datos interna del despacho panameño Mossack Fonseca

Esta maraña de información abarca el período desde 1970 hasta la primavera de 2016.

Hacen referencia a cuentas y sociedades off-shore controladas por figuras políticas, hombres de negocios, multimillonarios, mafiosos, criminales y sociedades pantalla.

Si bien, cabe señalar que en la mayoría de los países la ley permite constituir una sociedad off-shore ya que puede resultar provechoso en el marco de determinadas operaciones comerciales.

Dicho esto y tras examinar los Papeles de Panamá queda clarísimo que el objetivo principal en la mayoría de los casos es el de ocultar la identidad de los titulares de cuentas y administradores de sociedades. Además, dicho documentos arrojan luz sobre numerosos escándalos y mencionan jefes de Estado y de Gobierno corruptos. Uno de los aspectos más llamativos de esta tremenda filtración de datos concierne a las sociedades off-shore que involucran a actuales y ex jefes de Estado y de gobierno, relaciones en el entorno de otros líderes y sus familias, así como los asesores más cercanos y sus amigotes.

Jefes de Estado directamente involucrados:

3.jpg

Mauricio Macri, presidente de Argentina

Salman, rey de Arabia Saudí 

Khalifa bin Zayed Al Nahyan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos y emir de Abu Dhabi

Petro Poroshenko, presidente de Ucrania

Ex jefes de Estado directamente involucrados:

Qatar Hamad bin Khalifa Al Thani, ex emir de Qatar

Ahmed al-Mirghani, ex presidente de Sudán

Jefes de gobierno directamente involucrados:

Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, primer ministro de Islandia

Ex jefes de gobierno directamente involucrados:

Bidzina Ivanishvili, ex primer ministro de Georgia

Ayad Allawi, ex primer ministro de Iraq

Silvio Berlusconi, ex presidente del Consejo de Italia

Ali Abu al-Ragheb, ex primer ministro de Jordania

Benazir Bhutto, ex primer ministro de Pakistán 

Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani, ex primer ministro de Qatar

Pavlo Lazarenko, ex primer ministro de Ucrania

Ion Sturza, ex primer ministro de Moldavia

Se registraron los nombres de otros 200 políticos del mundo entero y clientes de la oficina de abogados Mossack Fonseca, entre los cuales algunos ministros además de familiares de dirigentes, por ejemplo el padre de David Cameron.

Pero no vayamos más lejos en la lista de implicados.

Llegados a este punto, nos damos cuenta que esto no es sino la punta del iceberg y que la magnitud del fenómeno es en realidad mucho más amplia. Si nos detenemos en los nombres de las personalidades implicadas – y más aún de las que no están involucradas – entendemos muchas cosas. ¿Qué hay escondido detrás de este asunto?

Al margen de los indiscutibles atractivos fiscales que ofrecen las cuentas o sociedades off-shore en el Panamá y demás paraísos fiscales, cabe preguntarse ¿por qué un examen de dichas cuentas demuestra – tal y como hemos dicho – que la finalidad principal es ocultar la verdadera identidad de los titulares?

¿Es para eludir sus impuestos únicamente?

No, en absoluto.

En realidad, la filtración de datos sobre los Papeles de Panamá ha desvelado en parte un escándalo descomunal del que la mayoría de la gente ni siquiera está enterada y del que no hablarán jamás los medios de comunicación.

4.jpg

Detrás de esto se esconde el más extraordinario, gigantesco y monstruoso fraude que se haya elaborado jamás en el mundo.

¿De qué se trata?

A raíz de nuestras investigaciones, y según fuentes bien introducidas en el mundillo, hemos descubierto una práctica que el gobierno estadounidense y la Reserva Federal (incluidos el Tesoro americano, el Banco Mundial, el FMI, etc) llevan a cabo desde hace décadas. Esta consiste en abrir ‘cuentas espejo’, o sea cuentas inexistentes, lo cual está terminantemente prohibido en el mundo entero así como en los mayores bancos internacionales.

Posteriormente dichas cuentas se ponen a disposición de personalidades de determinados países – como queda demostrado en los Papeles de Panamá – con el fin de financiar guerras, revoluciones de color, genocidios, monopolios de la información controlada y manipulada para desinformar o el saqueo programado de las riquezas pertenecientes a otros organismos o países.

El funcionamiento es sencillo.

El gobierno estadounidense o alguna otra entidad da su visto bueno oficialmente a la Reserva Federal (o al FMI, Banco Mundial, Tesoro americano, etc.) para abrir una cuenta espejo en uno de los 250 mayores bancos en el mundo; tras lo cual se transfieren sumas de dinero desde la cuenta principal del banco de origen a esa cuenta espejo abierta en otros país.

Una cuenta espejo lleva el nombre de la cuenta principal, de modo que todo parece estar bien cuando es todo lo contrario ya que los verdaderos dueños – es decir, los titulares legales de las cuentas – no dieron su consentimiento para el depósito de fondos procedentes de Cuentas de Garantía (en inglés, Collateral Accounts).

 ¿Qué son las Cuentas de Garantía? 5.jpg

Llegados aquí, debemos avisar a los lectores en busca de datos en la Red sobre las Cuentas de Garantía que existen pocas fuentes de información al respecto, o al menos sólo encontrará fuentes no oficiales: blogs de personas, páginas web, o Wikipedia que opinan para bien o mal. Si bien, no encontrará ninguna información publicada por las instancias oficiales.

¿Por qué? Sencillamente porque se trata de información con carácter Alto secreto de la que nada o poco ha filtrado desde fuentes oficiales hasta la fecha. 

Sobra decir que cada vez que una información clasificada salta a la palestra, las autoridades oficiales bien la descartan como falsa bien no comentan al respecto.

En realidad, nos hallamos ante una red compleja de cuentas y activos (en inglés, asset; especialmente oro pero también plata, metales preciosos, obras de arte de inestimable valor (a veces incluso expuestas en museos)). Y eso no es todo; también figuran otros tipos de activos como escrituras de propiedad de yacimientos petrolíferos y de tierras. Dichos activos se encuentran en todas partes del mundo, incluso en bancos centrales y comerciales (pero fuera de balance). 

Estas riquezas están almacenadas en lugares seguros e insospechados: bajo montañas, en desiertos, o bajo los océanos. 

6.jpg

La entrada a dichos lugares, donde permanecen almacenados en secreto esos fondos, está protegida por trampas letales. Y muchos « buscadores de oro » por cuenta propia o indígenas ingenuos, que fueron manipulados por los servicios de inteligencia estadounidenses y de otros países, volaron literalmente por los aires, especialmente en las Filipinas.

Recordarán los lectores la película americana National Treasure (titulada “La búsqueda”, en España, y “La leyenda del tesoro perdido”, en América latina), de 2004 y protagonizada por Nicolas Cage. Fuentes fidedignas del autor han confirmado que dicha película desvela algunos detalles verdaderos sobre esas riquezas internacionales escondidas en todas partes del mundo. Si bien, cabe señalar dos imprecisiones: en primer lugar, no se trata de un Tesoro nacional y en segundo lugar no es propiedad de los norteamericanos. 

Por el contrario, es un tesoro internacional que constituye una parte de las Cuentas de Garantía.

Esas fantásticas riquezas sirvieron, al final de la segunda guerra mundial, para establecer un sistema de creación de dinero a partir de la nada. Un sistema inspirado, al parecer, en una idea del Conde de Saint-Germain, consejero de algunas familias de la realeza europea en los años 1700, cuyo funcionamiento está basado en la emisión de escrituras bancarias en los mayores bancos internacionales e inicialmente con vistas a financiar la reconstrucción y el desarrollo de los países del mundo entero.

Desafortunadamente, los ‘administradores del sistema’ no tardaron mucho en cometer abusos, especialmente los Americanos, y aprovechar la oportunidad para su propio enriquecimiento y el de sus amigos pero también para sobornar a personas y financiar todo tipo de atrocidades.

En la actualidad, cuando se habla de títulos bancarios se hace referencia a pagarés a medio plazo (en inglés, Medium Term Notes (MTN)), garantías bancarias (Bank Guarantees (BG)), y cartas de crédito contingente (Stand-by Letter of Credit (SBLC)). Dichos títulos se emiten en al menos el 20% del valor nominal y tras realizar unas cuantas operaciones de compraventa a precios cada vez más elevados, llamados de nivel 1, nivel 2 y nivel 3 (en inglés, tier 1, tier 2 y tier 3), van a parar entre manos de los compradores finales. Por lo general, suelen ser fondos de pensiones, fondos de seguros u otros tipos de fondos de inversión que adquieren dichos títulos por un precio mínimo del 90% del valor nominal y los conservan hasta la fecha de vencimiento. Los capitales invertidos en estos tipos de instrumentos financieros pueden alcanzar los 500 millones de dólares/euros.

Dichas operaciones se realizan a través de Traders (ndt: corredores) especializados, cuyas actividades nada tienen que ver con el trading online.

7.jpg

Durante las operaciones de compra y venta es entonces cuando sucede todo: los banqueros dan la oportunidad a sus amigos y a los amigos de sus amigos de realizar pingües beneficios con un capital básico mínimo de apenas 100 millones de dólares/euros. Por lo general, el capital se invierte en efectivo o directamente en instrumentos financieros (por ejemplo, los MTN, BG y SBLC). Si bien, la mayoría de las operaciones realizadas son de tesorería mancomunada (en inglés, cash pooling) con un capital básico aún más bajo.

Pongamos un ejemplo para ilustrar lo que acabamos de decir. Supongamos que participamos en la compra de un instrumento financiero, valorado en el 40% del valor nominal, y en la reventa de ese mismo instrumento financiero, valorado entonces en el 60% del valor nominal. Un detalle importante: antes de participar en dichas operaciones de compraventa, éstas quedan garantizadas contractualmente en el marco de ese sistema. De esta manera, realizamos un beneficio del 50% a repartir entre todos los inversores e intermediarios. Por último, a sabiendas de que esta forma de participar se realiza únicamente a través de un programa de operaciones de compraventa (Trading program, programa de inversión privado y demás) gestionado por un Trader, y que muchas son las que tienen una duración de un año o más, los lectores se pueden imaginar las ganancias astronómicas obtenidas.

¿Qué fácil es hacerse rico de esa manera, verdad? 

De este modo y gracias a dichos programas, un número impresionante de personalidades, incluso personalidades públicas de distintas nacionalidades, se han enriquecido. Habida cuenta de los enormes capitales iniciales que se necesitan para poder participar en tan provechosas inversiones, se entiende que esas oportunidades no son para todos sino para los que en la jerga se llaman inversores sofisticados (en inglés, sophisticated investors). Este término se usa en las altas finanzas y se refiere a aquellos que tienen acceso a inversiones privilegiadas y fuera del alcance de la gente de a pie.

Los que están enterados de estos asuntos prefieren guardar silencio, bien sea por egoísmo, bien por miedo o por ambos motivos. Por su parte, la Securities and Exchange Commission (SEC), el Tesoro americano y el FBI, tres entidades americanas, alertan  en sus páginas web sobre el hecho que es ilegal participar en operaciones de compraventa, a través de este tipo de instrumentos financieros, y las llaman operaciones fraudulentas. No obstante y pese a las condenas por parte de ellos y del autor, dichas operaciones ilegales no dejan de realizarse y las páginas web solo sirven para ocultar la verdad al público, como ocurre a menudo. 

En la cima de la pirámide de este sistema financiero se encuentran los Master Commitment Holders (ndt: los titulares maestro de los compromisos); su número se cuenta con los dedos de dos manos. Ellos son los encargados de la emisión de cantidades exactas de títulos que después bajan en cascada en el sistema, mediante movimientos de capitales y operaciones financieras descritas anteriormente.

Como es de suponer, los Commitment Holders y los Traders están vigilados por los servicios de inteligencia para asegurarse que realizan su labor con todo el cuidado debido y atendiendo a las instrucciones de los grandes banqueros.

8.jpg

Las Cuentas de Garantía también se denominan Cuentas Mundiales (en inglés, Global Accounts, Global Debt Facility o para mayor precisión Combined International Collateral Accounts of the Global Debt Facility). Estas se componen de los activos que las familias reales del mundo vienen atesorando desde miles de años. Y no es por casualidad si se encuentran referencias históricas que se remontan al Antiguo Israel. Así, la divisa del Reino Unido, “God Save the King/Queen”, es una variación de la forma de saludar a los primeros Reyes de Israel.

En los años 1500-1600, algunas familias de la realeza europea firman acuerdos privados y secretos a tenor de los cuales se comprometen a mancomunar sus activos. Es probable que tomaran esas medidas para defenderse frente a la oleada de movimientos políticos que iban a llevar a la creación de Estados modernos.

El Zar de Rusia da un paso importante en esa dirección cuando despacha a sus hijos, hacia 1875, ante las familias reales del mundo con el objeto de organizar la mancomunidad de todas sus riquezas a fin de utilizarlas para hacer el bien y evitar nuevas guerras.

Una noble empresa que no terminó tan bien como se esperaba, desgraciadamente, debido a los acontecimientos que se producirían en tan solo unas décadas.

En la cima de esta compleja red, con sus miles de fundaciones y sociedades fiduciarias también llamadas Trusts, existe una fundación llamada Foundation Divine y vinculada con la sociedad fiduciaria Heritage International Trust. Estas son respectivamente la fundación madre y la sociedad fiduciaria madre (en inglés, Master Foundation y Master Trust) que coordinan los Combined International Collateral Accounts of the Global Debt Facility.

Una parte de esas riquezas se utilizó paralelamente para la financiación del sistema, cuyo corazón es Estados Unidos, y representado por la mismísima Reserva Federal o FED (Fed System). De hecho, es a partir de la firma de los acuerdos de Bretton Woods en 1944 cuando Estados Unidos impone el dólar americano como divisa de reserva internacional (desechando así la célebre propuesta de Keynes de crear el bancor). Ese sistema empieza a funcionar al año siguiente.

Así pues, y siempre de acuerdo a nuestras fuentes, vemos cómo las Cuentas de Garantía forman un sistema legal internacional, si bien secreto, y gestionado por dueños privados. Numerosos tratados internacionales con carácter Alto Secreto reconocen la existencia de dicho sistema administrado por la Trilateral Trillenium Tripartite Gold Commission (TTTGC) desde 1945 hasta 1995. Asimismo, dicha comisión está integrada por los países occidentales vencedores de la segunda guerra mundial, o sea Estados Unidos, Reino Unido y Francia, a los cuales las familias reales de la posguerra encomendaron, de buena fe, la gestión de sus cuantiosas riquezas con la esperanza de que fueran utilizadas para el bien común.

Si bien, no ocurrió así.

Con el paso del tiempo, los poderes de gestión sobre los activos les fueron arrebatados y se dieron numerosos casos de fraudes con las riquezas depositadas en las Cuentas de Garantía. En 1995, fue creada una entidad soberana e independiente de cualquier Estado, religión y corriente política, y registrada ante las Naciones Unidas con carácter Alto Secreto. Estamos hablando de la entidad que sigue gestionando, hasta la fecha, los activos de las Cuentas de Garantía.

Según lo que sabemos, se trataría del International Treasury Controller (ITC) que está dotado de un órgano administrativo propio: el OITC (Office of International Treasury Control).

Como dijimos, y según nuestras fuentes, estos activos son propiedad de las familias reales del mundo entero.

Sabemos que habían encomendado todas sus riquezas a la TTGC tras la firma de un acuerdo de gestión de sus activos por una duración de 50 años (1945-1995). Al vencer el plazo, el mandato no se prorrogó por otros 50 años.

Así fue cómo nació el ITC en 1995. Y hasta el día de hoy, no ha habido nunca otra entidad u organización igual que poseyera oro y medios financieros suficientes para poder respaldar las divisas de las 207 naciones de nuestro planeta.

Esta cantidad de oro acumulado durante miles de años supera las 2 millones de toneladas (y cabe señalar que dicho oro no aparece en ningún registro oficial ni en el balance de los bancos donde, sin embargo, una parte ha sido depositada). Esto dista mucho de las cifras oficiales comunicadas por el World Gold Council a finales de 2015, el cual calculaba la cantidad de oro mundial almacenado en 186.700 MT (toneladas métricas o toneladas). 

En los últimos años han surgido en la Red bastantes documentos sobre las Cuentas de Garantía. No obstante, recomendamos prudencia y discernimiento a los lectores puesto que se trata de un tema “candente” y que algunas agencias de inteligencia publican artículos con falsa información. Entre otros, destacamos la OPPT, personalidades como Neil Keenan y Karen Hudes – todos estadounidenses… ¡qué casualidad!…-, y periodistas poco creíbles como Benjamin Fulford. Estas personalidades tienen un montón de seguidores en las redes; gente de buena fe pero ingenua que desconoce por completo el funcionamiento en lo más alto de la pirámide y lo que está pasando “entre bastidores”, ya que los medios de comunicación tampoco están enterados y por consiguiente no trasladan ninguna información al respecto. Queremos dejar constancia de la existencia de dicho sistema financiero internacional “fuera de balance” en que se mueven riquezas colosales y como botón de muestra cabe mencionar el caso de la Fundación X revelado hace unos años por Lord James of Blackheath. 

9.jpg

Como bien es sabido, las divisas estaban respaldadas en oro hasta 1971. Ese mismo año, los Americanos  deciden unilateralmente que de ahora en adelante no están obligados a respaldar el dólar americano con oro. En consecuencia, como el dólar fuera la divisa de reserva internacional desde la firma de los acuerdos de Bretton Woods en los años 1944-1945, las demás divisas nacionales son arrastradas en cadena a un sistema en el cual el intercambio por oro deja de existir.

Eso significa que el mundo vive, desde 1971, bajo un régimen de fiat money, es decir que el dinero ya no está garantizado por nada, exceptuando la confianza (ilusa) que depositamos todos en él.

Nuestro sistema financiero actual, que gira en torno a la Reserva Federal, se benefició en su día de un respaldo en oro. Las familias reales son los dueños de dicho oro que fue prestado al Banco Mundial y al  Fondo Monetario Internacional, por intermedio del Maestro de las cuentas de garantía (Master Holder) del entonces: Ferdinand Marcos, presidente de Filipinas. Cabe señalar también que el Master Holder, llamado M1, es el tenedor del Anillo Alfa-Omega que simboliza el papel espiritual que desempeña.

Así pues, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional recibieron una financiación de 3 000 toneladas de oro cada uno. En principio, esas riquezas debían servir para apoyar económicamente a los países destrozados por guerras y revoluciones al igual que si fuesen startups.

Desafortunadamente graves problemas habían empezado a producirse más de una década atrás.

De forma que cuando la Reserva Federal fue creada, en 1913, los Estados Unidos ya no disponían de oro suficiente para respaldar el valor del dólar.

Si bien, Estados Unidos pudo respaldar la financiación de la Reserva Federal gracias a las 75 000 toneladas de oro enviadas por el Zar de Rusia.

Ese oro había sido depositado en las Cuentas de Garantía en Rusia y bajo la custodia legal del Zar. De hecho, el presidente, el primer ministro o el Rey/Reina de un país es el Guardián legítimo de los activos depositados en las Cuentas de Garantía del país.

La Federación de Rusia tiene en su poder documentos que dan fe de estos hechos.

Pero hoy se plantea un problema: recientemente, unas investigaciones han puesto de manifiesto que las 75 000 toneladas de oro no aparecen por ninguna parte; ni en la Reserva Federal ni en ninguno de los depósitos del gobierno estadounidense.

En resumidas cuentas, esa montaña de oro se ha esfumado.

Ese podría ser el motivo por el cual – en opinión de algunas especialistas – Kissinger viajó a Rusia recientemente y volvió a Estados Unidos con el rabo entre las piernas.

Este hecho ha conmovido hasta el Papa el cual parece haberse distanciado de los Estados Unidos. De hecho, cabe precisar que el IOR (ndt: el banco del Vaticano) mantiene relaciones muy estrechas con la Reserva Federal.

También podría explicar lo que alentó el Papa Francisco a viajar a Cuba y celebrar un encuentro con el Patriarca moscovita Kirill.

Siendo así,  no es de extrañar que los medios de comunicación occidentales se esfuercen por desacreditar al Presidente Putin y arremetan contra él de cualquier forma posible.  10.jpg

Si bien, no es más que desinformación y propaganda de primera calidad con el único propósito de encubrir los abusos cometidos antaño por Estados Unidos y que siguen perpetrando en la actualidad.

Tras la firma del Tratado de Londres en 1920, huelga decir un tratado desconocido por la mayoría de la gente, el oro fue trasladado y depositado en varios países del mundo, con arreglo a un plan cuidadosamente elaborado por las familias reales, en el cual parece que el joven Hirohito – futuro Emperador del Japón – desempeñó un papel fundamental.

El objetivo de este plan era de asegurar dichos activos para así evitar nuevos casos de fraude, en la medida de lo posible.

Todas las naciones se adhirieron a los diferentes tratados internacionales relativos a estas enormes riquezas mundiales, incluso Estados Unidos y sus aliados. Uno de estos tratados fue el Global Agreement, promovido por Ferdinand Marcos y firmado en 1980, que nunca se llegó a aplicar. Al salir de la segunda guerra mundial, todas las naciones se habían comprometido en depositar buena parte de sus reservas de oro en las Cuentas de Garantía, para evitar situaciones de desbalance extremo entre países que pudieran acarrear nuevos conflictos bélicos. Incluso el Vaticano se vio obligado a hacer lo que las demás naciones. La finalidad de dicha mancomunidad de activos era de poder apoyar económicamente la reconstrucción y el desarrollo de todos los países del mundo de una manera equilibrada.

Por desgracia, el Pentágono y la Casa Blanca han sido infiltrados y a través de ramificaciones de sus aliados se lanzaron todos a guerrear, conquistar naciones, apoderarse de los activos de dichas naciones y/o de escrituras relativas a dichos activos, y después negociarlos en algunos bancos internacionales. Basta pensar en el “mercado negro” de títulos financieros que han dejado de cotizar, que miles y miles de personas en el mundo, incluso Italianos, se esfuerzan por infiltrar con la esperanza de realizar “el negocio de su vida”. Por lo general, son gente de buena fe que ni se da cuenta de estar actuando fuera de la ley; otros fingen no darse cuenta, naturalmente. En ese mercado sumergido se negocian diferentes categorías de antiguos bonos (old/historic bonds). Por ejemplo, bonos TOV (Tratado de Versalles), papel de la Reserva Federal (FRN; Federal Reserve Notes), bonos de la Reserva Federal (FRB; Federal Reserve Bonds), obligaciones de Wells Fargo, obligaciones Petchili y otras muchas. Si bien, estos bonos proceden de Cuentas de Garantía y fueron sustraídos de los depósitos secretos en las Filipinas y otros países. En estas últimas décadas, se sospecha de personalidades como los Bush, padre e hijo, Bill Clinton, Dick Cheney y Tony Blair, al igual que otros muchos, involucrados en enormes fraudes como este.

Esta sería la historia verdadera de las guerras en los siglos XX y XXI, intervenciones en el Extremo Oriente en los años 60 y 70, y en América latina y central en los años 70 y 80. 

El motivo siempre el mismo: el oro y activos depositados en las Cuentas de Garantía

Esta misma historia también se aplica a la segunda guerra mundial: Alemania fue destruida por culpa de su oro. Asimismo cabe señalar que todas las fuerzas del Eje participaron en esa búsqueda del tesoro en las Filipinas.

¿Y lo de Rusia y el Zar? Por culpa del oro. 

¿Corea? Por los activos en las Cuentas de Garantía

Y en este mismo momento es por culpa de esas riquezas que el caos azota Medio Oriente y que son perpetradas tantas devastaciones y masacres. 

Muchos países de Oriente Medio fueron víctimas de dicha dominación: Irán, Libia, Iraq, Siria y Turquía hasta que Rusia se cruzó en el camino como venimos observando recientemente. El gobierno ruso obra junto con otros países (en especial, los países BRICS) para crear un nuevo sistema financiero internacional equilibrado y provechoso para todo los países. Ese sistema contará con un respaldo en oro.

Como dijimos antes, el International Treasury Controller (ITC) (ndt: Interventor de la tesorería internacional) es el encargado legítimo, dueño y gestor de los activos que respaldan la línea de crédito global. El ITC es nombrado por una “jerarquía”, que actúa en nombre de las familias reales del mundo, y su misión consiste en sostener las divisas de todas las naciones del planeta, gracias al respaldo en oro dentro de un nuevo sistema financiero internacional que a su vez sea respaldado por el oro mundial. Esto ya debería ser una realidad desde que se firmaran los acuerdos de Bretton Woods y paralelamente algunos tratados secretos.

Desgraciadamente los Aliados (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) impidieron la aplicación de estos.

Asimismo el gobierno americano y sus agentes y aliados impidieron que el ITC de aquel entonces, el Dr. Ray C. Dam, nacido en una familia real de Camboya, cumpliera su misión, pese a su gran experiencia en el ámbito de las altas finanzas donde ejerció puestos en varios bancos centrales, y su poder signatario para mover el oro en nombre del G7. Estos jamás se echan atrás, a la hora de suprimir hombres clave del sistema. Del mismo modo, apartaron al anterior M1, Ferdinand Marcos, el cual desempeñó el mismo puesto que el ITC desde 1995. 

11.jpgPodríamos mencionar otro ejemplo: el acuerdo cerrado entre los presidentes Sukarno y Kennedy, unos días antes de que éste fuera asesinado, con miras a crear un dólar soberano no acuñado por la Reserva Federal de los Estados Unidos y respaldado en oro gracias a los activos depositados en las Cuentas de Garantía en Indonesia. Huelga decir que el gobierno americano siguiente jamás aplicó dicho acuerdo. Hoy sabemos que al enterarse el vicepresidente americano, Lyndon Johnson, desde su habitación de un hotel en Houston, que acababa de ser asesinado Kennedy y que él se convertía de facto en el nuevo Presidente de los Estados Unidos, cancela en ese mismo instante dicho acuerdo (Tratado de Green Hilton, 1963) revocando así el Presidential Executive Order (ndt: orden presidencial). Fue de esa manera que el gobierno americano pudo sacar de la circulación los nuevos billetes de 1 y  2 dólares (respaldados en oro) e impedir la emisión de billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 dólares. 

Y para complicar más las cosas, los Americanos difundieron posteriormente varias copias falsas del acuerdo.

En cuanto al anterior M1, Ferdinand Marcos, no tuvo un final mejor. Después de haber sido destituido en 1986 como Presidente de Filipinas, por obra de los Americanos, fallece a los tres meses “en el exilio” en un hospital en Hawaii. Pero todavía logra “entregar el testigo” de M1 por los pelos (así como el Anillo Alfa-Omega), en diciembre de 1988, a una personalidad respetada en el mundo entero que sigue siendo el actual tenedor.

Si bien, nuestras fuentes no están autorizadas a descubrir la identidad del detentor actual.

El Dr. Ray C. Dam fue el primer ITC en ejercer dicho cargo desde 1995 hasta 2011, año en que fue eliminado como consecuencia de operaciones de la CIA. En mayo de 2012, el nuevo ITC fue nombrado por las familias reales pero su identidad permanece oculta.

Desde entonces, las Fuerzas Aliadas victoriosas de la segunda guerra mundial, y en especial los Estados Unidos, no han dejado de echar mano de esos activos internacionales pero únicamente para sus propios fines y con vistas a someter a pueblos e invadir naciones. La historia reciente está repleta de estos ejemplos.

Un elemento destacable y del que nadie se ha percatado, ni siquiera las personas con información privilegiada, es la magnitud del saqueo.

Un detalle relevante, que hasta la gente con información privilegiada ignora, es que la Reserva Federal, el FMI, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales están bajo la autoridad legítima del Controller, al igual que la maraña de bancos que dependen de las 250 mayores entidades bancarias del mundo. Eso se explica por el hecho que dichas entidades conservan activos depositados en las Cuentas de Garantía. Así, y por los poderes que le son concedidos por los tratados internacionales, el ITC/OITC dispone de un recurso jurisdiccional que lo sitúa “por encima” de cualquier organismo nacional o internacional, respecto de todo lo que atañe a Cuentas de Garantía

Esta es la ley suprema que impera en nuestro mundo – según nuestras fuentes

Pero volvamos a las cuentas espejo y al funcionamiento de la maquinaria de esta estafa colosal.

Los intereses que devengan esas cuentas –  miles de millones de dólares, calculando por lo bajo – se abonan en “cuentas fantasma” abiertas en los 250 mayores bancos del mundo y a nombre de Jefes de gobierno, Ministros y jefes de Estado. Ese dinero sirve posteriormente para financiar revoluciones, guerras y nos quedamos cortos.

A ese efecto, el banco que recibe los fondos abre cuentas secretas off-shore, al estilo de Panamá. Ese dinero sirve después para sobornar a jefes de Estado y de gobierno, así como sus agentes y aliados. De esta manera, el banco le hace la vida más fácil a esta organización a la hora de saquear países; dicha organización también se suele llamar Cábala y con clara referencia a los orígenes de muchos miembros de las familias de banqueros internacionales.

Otras “cuentas fantasma” también se abren a nombre de organizaciones de mercenarios y agencias de inteligencia para financiar revoluciones de color, guerras civiles, genocidios, etc. 

Todos los países que son agredidos por agentes estadounidenses, autofinanciados con el dinero robado de las Cuentas de Garantía, son víctimas de abusos financieros y acaban dominados, controlados y despojados de sus recursos naturales. 

Asimismo, saquean las reservas de oro de países como últimamente en Ucrania. 12.jpg

Libia es otro ejemplo más: en este caso, el expolio de los recursos sirvió para armar a grupos de mercenarios y una vez el país conquistado, saquearon el Banco central y se llevaron las reservas de oro.

El oro de Libia salió del país antes de ser fundido para su posterior reventa en Wall Street. Los beneficios de esta operación se utilizaron para financiar otras conspiraciones, masacres y saqueos de pueblos y naciones.

Como podemos apreciar, en ningún momento se toca de la cuenta de depósito, a la que está unida la “cuenta fantasma”, y en cualquier momento se pueden devolver los fondos a la cuenta original. Huelga decir que los titulares legítimos de la cuenta original no ven ni rastro de los miles de millones de dólares de intereses devengados por esas sumas de dinero sustraídas de las Cuentas de Garantía.

La transferencia de dichos fondos se realiza ya sea Bank to Bank (ndt: transferencias interbancarias) ya sea a través de mecanismos ilegales, por ejemplo el denominado Server to Server (ndt: de un servidor a otro), que nada tienen que ver con el sistema de pagos internacionales Swift. Ese mecanismo totalmente fuera de ley, si bien conocido entre algunos bancos internacionales, permite que ciertos medios “poco recomendables” “descarguen” fondos desde el sistema Swift, de manera totalmente invisible, con el beneplácito de especialistas del blanqueo de dinero y/o banqueros corruptos. Repetimos que es absolutamente contrario a la ley si bien sigue siendo el modus operandi para sustraer fondos de las Cuentas de Garantía y a menudo mover dinero sucio.

Este sistema de control global – y Alto Secreto hasta hace poco – empieza a aflorar.

Muchos políticos del mundo entero se han dejado comprar y avasallar – siguiendo la estrategia de dominación mundial de Estados Unidos.

Y para que no se descubra el pastel, se derrochan ingentes cantidades de dinero provenientes de las Cuentas de Garantía con el fin de controlar los grandes medios de comunicación a escala internacional.

Tras la lectura de la información facilitada a los lectores, parece obvio que detrás de asuntos como el de los Papeles de Panamá y otros muchos hay mucho más que el mero hecho de eludir impuestos. En realidad existe verdaderamente una estratagema para colocar las actividades de las élites nacionales bajo la dirección de un dueño transnacional del dinero y por consiguiente de ejercer un control absoluto sobre dichas élites.

Si bien es posible que, en ese contexto de lucha por el poder entre las jerarquías opacas de los clanes que controlan las políticas y estrategias al nivel mundial, un bando – vinculado con el imperio americano – haya querido lanzar una advertencia a los demás bandos al sacar a la luz los Papeles de Panamá, o sea información que puede desprestigiar ciertos Estados y personalidades, como Vladimir Putin. El presidente ruso está al tanto del saqueo titánico de las Cuentas de Garantía en que fueron depositadas 75 000 toneladas de oro que el Zar de Rusia prestó a Estados Unidos. Ese oro que estaba bajo la custodia del Zar y depositado en Rusia hasta 1913 no ha sido devuelto a su país de origen.

La historia de las altas finanzas en Estados Unidos comenzó hace unos 240 años y no ha sido siempre un largo río tranquilo. He aquí un país que ha experimentado unas cincuenta recesiones, declarado en quiebra en repetidas ocasiones y que cada vez se recuperó gracias al apoyo económico de la comunidad internacional. Desde luego, la comunidad internacional acudió varias veces en ayuda de los Estados Unidos con oro depositado en Cuentas de Garantía. Esto no solo se produjo en 1913 sino también en los años 1930 cuando, por enésima vez, Estados Unidos se encuentra en situación de impago. Cabe señalar que con el oro nacional almacenado por el gobierno estaodunidense, y de acuerdo con la orden presidencial 6102 de 1933 y el Gold Reserve Act de 1934, se pudo reembolsar apenas el 10% de la deuda pública americana.

13.jpg

Pero hoy todo es diferente: la comunidad internacional no está dispuesta a intervenir nuevamente. Y con razón. La falta de rigor y disciplina financiera no ha hecho sino empeorar desde los años 1930 y ha originado fraudes enormes a nivel planetario, tal y como explicamos en este artículo.

Los Americanos intentan ocultar una situación de impago de facto en que se encuentran y delatado por incesantes aumentos del límite de endeudamiento (debt ceiling) que en mayo de 2013 alcanzaba los 16 699 T (trillones) de dólares. Es más, se ha suspendido el límite de endeudamiento máximo temporalmente entre octubre de 2015 y marzo de 2017.

En la actualidad, la deuda americana ha rebasado los 19 trillones de dólares y no para de subir.

Como dijimos antes, en lo más alto de la pirámide que dirige el mundo, existen personalidades que conservan algunos secretos de los que probablemente nunca oiremos hablar. 

Pero a veces ocurre lo contrario: se revelan secretos voluntaria o involuntariamente y por motivos que desconocemos. 

Según el nivel de confidencialidad de los documentos clasificados, los servicios de inteligencia internacionales usan el término Alto Secreto para asuntos delicados y Above Top Secret (ndt: más que alto secreto) para asuntos aún más confidenciales – ya sea a nivel nacional o internacional –, y de los que sólo unos pocos están al tanto. 

14.jpg

Y cuando un secreto no debe ser revelado nunca ni bajo ningún concepto, ni siquiera después de siglos, se usa el término Shrouded in Secrecy o Cloaked in secrecy (ndt: envuelto en mayor secreto). 

Esta es la terminología usada en lo más alto de la pirámide, según parece.

Tal vez una puerta se haya entreabierto y se ha rasgado el tupido velo que separaba el común de los mortales de las altas esferas que gobiernan el mundo.

Si así fuera, y es nuestro mayor deseo, será todo un espectáculo en lo sucesivo…

__________________________________________________________________________

Traducción: Miguel Ángel Hernández

Texto original (en italiano) disponible en:

http://www.liberopensare.com/articoli/1102-dietro-i-panama-papers-la-piu-colossale-truffa-del-pianeta

Vota questo articolo
(3 Voti)
Ultima modifica il Domenica, 12 Febbraio 2017 18:05
Detrás de los Papeles de Panamá: la mayor estafa de la historia - 5.0 out of 5 based on 3 votes

Aggiungi commento


Codice di sicurezza
Aggiorna

Questo indirizzo email è protetto dagli spambots. È necessario abilitare JavaScript per vederlo.

Piero Cammerinesi
Chi Sono 

About me

 

 

Multilanguage content

en ENGLISH    de DEUTSCH

(You need to be logged in to see part of the content of this website. Please Login to access Biblioteca)